Academia Sócrates

Escrito por  Oct 04, 2017

La institución nace como una nueva propuesta orientada hacia la formación de un ser integral con valores éticos y morales, con respeto por la dignidad humana, amante del humanismo y el arte en todas sus manifestaciones, con proyección social y donde su libertad de pensamiento sea su más libre expresión.

Dada la importancia de fomentar y fortalecer la formación en el campo artístico, tanto en Medellín y Antioquia, como en el ámbito nacional, la Academia Sócrates busca generar un impacto sociocultural con una nueva visión del arte y la cultura.

Julio Londoño, escultor y director de la academia expresó: “El artista, la cultura y el arte no le pertenecen a nadie. Medellín factura alrededor de 130 mil millones de pesos de cultura al año. Debería de haber suficientes proyectos de cultura al año para que los artistas pudiéramos ejercer nuestra profesión. Claro está, sin regalarnos nada, pero sí con mayor oportunidad. A la mayoría de las instituciones culturales nos toca, bajo nuestra propia responsabilidad, mantener la carga institucional”.

Academia_Sócrates-5.JPGAcademia_Sócrates-3.JPGAcademia_Sócrates-1.JPGAcademia_Sócrates-4.JPGAcademia_Sócrates-2.JPG

La idea, en el barrio Prado, es articular un verdadero corredor cultural, donde confluyan unos verdaderos planteamientos pedagógicos, formativos y de transformación a través del arte, donde los diferentes nichos poblacionales, indigentes, rehabilitados, reinsertados, población LGTBI, afrodescendientes, entre otros, a los que se les tiene todo por enseñar, desde el arte, encuentren un lugar unido para la cultura.

“La igualdad, que es la que uno como ciudadano busca en la democracia, se ve empañada por ciertos comportamientos, donde no llega la legalidad. Esto afecta a la ciudad y directamente al barrio Prado, porque cuando las personas son formadas en democracia, utilizando el arte como una herramienta de recomposición social (procesos que hemos desarrollado con el ejército de Colombia con los soldados heridos en combate), se les da a entender que ser legal es bien, pero el funcionamiento institucional deja mucho que desear en este aspecto.

Hacen falta en Medellín espacios para las exposiciones. Muchas veces toca gestionar espacios en otros lugares para desarrollar las muestras de los artistas de Medellín, porque falta más apoyo y proceso. Anteriormente nos dieron un espacio del Cerro El Volador, como galería Internacional de Medellín, pero eso solo duró tres meses. No tenemos en la actualidad un proyecto donde esté claro cuál es la sala cultural de Medellín, asegura Londoño.

“Por supuesto que se hacen proyectos, pero hacen falta los que fortalezcan a las corporaciones artísticas de manera real, sin que ese peso esté en los hombros de los artistas. Pongo un ejemplo, Art Medellín, fue gestión directa de nosotros los artistas y es un proceso que se mantiene por los que trabajamos por el arte, entre otros procesos que mantenemos con pocos recursos”, explicó Julio.

No hay proyectos de ciudad en relación al arte, el dinero público muchas veces se distribuye a organizaciones con más capacidad de contratación o relaciones, lo que afecta a gran número de corporaciones que trabajan por el arte en la ciudad.

Muchas corporaciones a pesar de gestionar mucho y ser legales no se visualizan, y las oportunidades que tienen de contratación son muy reducidas, ante eso lo que se pide es que haya igualdad de condiciones para que las instituciones con más músculo financiero, no absorban y administren todos los contratos.

“Claro que hemos desarrollado proyectos con el gobierno en general, el problema es que no son proyectos sustentados en el tiempo. Son ocasionales sin continuidad a los procesos”.

En cuanto al Distrito Cultural de Prado, va a depender de la cantidad de personas a las que lleguemos, al apoyo institucional serio y organizado, a la articulación con las corporaciones culturales del barrio, entre otros factores.

Por primera vez se está tratando de unir alrededor de 30 instituciones artísticas y culturales que pertenecen o habitan el polígono de Prado.

Por Diego Restrepo Urquijo

.: Publicidad :.

Facebook